martes, 27 de septiembre de 2016

Aniversario del fallecimiento de Besteiro

En tal fecha como hoy se cumplen 75 años del fallecimiento del profesor y político Julián Besteiro, que fue catedrático de Ética y Lógica en el palacio Lorenzana, que había sido sede de la antigua Universidad de Toledo, luego Instituto Provincial de Bachillerato, Colegio Universitario y actualmente Vicerrectorado de la UCLM.



Académicamente se formó en la reputada Institución Libre de Enseñanza de Giner de los Ríos, pasando después a la Universidad Central de Madrid (actual Complutense), donde estudió Filosofía y Letras entre 1887 y 90, siendo discípulo del jurista, filósofo e historiador Nicolás Salmerón (efímero Presidente de la I República y cofundador también de la I.L.E.). Ganó las oposiciones a catedrático de Instituto y, tras un breve paso por Orense, se trasladó a Toledo, donde comenzó a impartir docencia en el año 1899. Precisamente sería en Toledo donde conocería a la profesora de Física Dolores Cebrián, que era catedrática de Ciencias de la Escuela de Magisterio y que se convertiría en su esposa tiempo después.

D. Julián Besteiro impartió clases en Toledo hasta 1908, en que se le concedió una licencia por estudios, y también fue concejal, desde 1904, por la UR de su maestro Salmerón. En 1912 dejó su cátedra cuando ganó otra, en la Universidad Central de Madrid (actual Complutense). Al año siguiente Julián y Dolores contrajeron matrimonio. De hecho la figura de Besteiro no puede desvincularse de su mujer. Además de profesora y científica estuvo vinculada a movimientos feministas (como el Lyceum Club), pedagógicos, como la Junta para la Ampliación de Estudios (que la becó para cursar un postgrado en París), y sindicales, siendo militante de la UGT.



No podemos hablar del Besteiro intelectual sin hablar del Besteiro político. El mismo año en que ganó la cátedra de Madrid ingresó en el PSOE, salió diputado en 1918 y fue designado sucesor de Pablo Iglesias Posse, fundador del PSOE y de la UGT, a la muerte de éste, en 1925, quedando Besteiro al frente tanto del partido como del sindicato hasta la proclamación de la II República (aunque en el 32 se hizo cargo nuevamente, por tres años, del sindicato). De hecho, encarnó una visión moderada del socialismo y llegó a ser la tercera autoridad del Estado en calidad de Presidente de las Cortes Constituyentes de 1931. Tres años después se opuso a la deriva revolucionaria de sus conmilitones Indalecio Prieto y Largo Caballero, que alinearon al partido y su sindicato con anarquistas y comunistas en los tristes sucesos de octubre de 1934

En 1935 fue elegido miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas. Tras el inicio de la Guerra Civil se opuso a la influencia leninista en el gobierno republicano, fue Ministro de Asuntos Exteriores y fue el único político de alto rango que se negó a huir de Madrid, siendo apresado por las tropas franquistas en 1939 y sometido a consejo de guerra, que le condenó a 30 años. Cumplió año y medio, ya que falleció por enfermedad en la prisión de Carmona. Su condena fue considerada una torpeza por el jurista y (seis veces) ministro del bando franquista Ramón Serrano Súñer.





Hace un cuarto de siglo largo (el 19-12-1990) el patio del Palacio Lorenzana, donde Besteiro fue profesor durante una década, acogía un homenaje a su memoria. Durante el primer mandato del Rector Luis Arroyo Zapatero, el entonces Vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra y el entonces Presidente de Castilla-La Mancha José Bono, inauguraban ante el Paraninfo una estatua de Besteiro, obra de ese gran escultor nambroqueño que es Gabriel Cruz Marcos, miembro del antiguo Grupo Tolmo, actual vicepresidente del Círculo de Arte y académico correspondiente de la RABACHT.





Hoy se cumplen 75 años de su muerte en prisión, enfermo y sin atender correctamente por las autoridades penitenciarias. Sirvan estas líneas como un pequeño homenaje al intelectual y al político que en tiempos difíciles (de revoluciones primero y después, de guerra civil), quiso conducir al socialismo y al sindicalismo españoles por el camino de la moderación, el revisionismo antimarxista y antirrevolucionario y la sensatez, tan escasa en aquellos difíciles y convulsos años.

Para saber más:
Julián Besteiro en Toledo, crónica de una calaverada de juventud, por Enrique Sánchez Lubián
La ciudad de Toledo en la Edad de Plata, 1900-1939 (tesis), por Laura Lara Martínez.
Apuntes históricos de Pablo Iglesias, el PSOE y la UGT (libro), por Andrés Saborit
Breves datos sobre Dolores Cebrián, esposa de Besteiro
Dolores Cebrián, inteligencia y represión, por Mª José Turrión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada